Tel: 313 6078566

Todo lo que necesitas saber sobre las enfermedades respiratorias en niños

Todo lo que necesitas saber sobre las enfermedades respiratorias en niños

Las enfermedades respiratorias constituyen un problema que afecta principalmente durante el invierno y perjudica sobre todo a los más pequeños, las variaciones extremas del clima incrementan el riesgo de la transmisión de infecciones respiratorias y, por tanto, es preciso identificar sus síntomas y posibles tratamientos para evitar complicaciones que pongan en riesgo la vida del menor. Pero ¿Cuáles son esas enfermedades?

Enfermedades respiratorias más comunes

Resfriado común: El resfriado común es una infección viral de la nariz y la garganta (tracto respiratorio superior). Por lo general es inofensivo, pero muchos tipos de virus pueden causar un resfriado común.

Los niños menores de 6 años tienen mayor riesgo de resfriados, pero los adultos sanos también pueden esperar tener dos o tres resfriados al año.

Influenza: La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por los virus de la influenza que infectan la nariz, la garganta y en algunos casos los pulmones. Este virus puede causar una enfermedad leve o grave y en ocasiones puede llevar a la muerte. La mejor manera de prevenir la influenza es recibiendo la vacuna anualmente.

Bronquitis: La bronquitis es la inflamación de los bronquios. La mayoría de las ocasiones

la causa un virus y es el resultado de la complicación de un simple resfriado o de una gripe.

Al cabo de unos días, aparece la tos, que al principio es seca y constante. Posteriormente, se vuelve profunda y con abundante secreción de mucosidad, primero líquida y más tarde, densa. Frecuentemente, se siente un dolor localizado detrás del esternón.

A veces, el niño tiene fiebre y respira con dificultad. Si no se cuida debidamente, puede presentar complicaciones y convertirse en una neumonía.

Le puede interesar: ¿Qué causa que un colon se irrite?

Neumonía: La neumonía es una de las enfermedades que más afecta a los niños menores de cinco años y que es responsable del 15 por ciento de las muertes infantiles, según la Organización Mundial de la Salud.

Consiste en la inflamación de los pulmones provocada por bacterias, virus o irritantes químicos. Es una infección o inflamación grave en la que los sacos de aire se llenan de pus y de otros líquidos.

Asma: El asma es una inflamación continua (crónica) de las vías respiratorias en los pulmones. La inflamación hace que las vías respiratorias sean vulnerables a episodios de dificultad para respirar (ataques de asma).

Los desencadenantes frecuentes incluyen las alergias, cambios de temperatura, humedad, los resfríos y el ejercicio. El asma se controla al vigilar la inflamación con medicamentos, evitando los desencadenantes cuando sea posible, y usando medicación para tratar los ataques.

Leer más: Preguntas frecuentes sobre las venas várices

¿Qué son las alergias respiratorias?

Las alergias, también llamadas reacciones de hipersensibilidad, son respuestas exageradas del sistema inmunológico (las defensas de nuestro organismo) al entrar en contacto con determinadas sustancias, llamadas alérgenos, produciendo una reacción inflamatoria aguda de las mucosas de la nariz, garganta, bronquios, conjuntivas de los ojos y la piel.

Uno de los grupos alérgicos más frecuentes son pólenes, presentes en espacios abiertos donde abundan las plantas. Otros agentes alérgenos son los hongos ambientales, los ácaros de polvo y los pelos de algunos animales, como los perros, gatos, caballos y roedores, los cambios de temperatura ambiental, las corrientes de aire frio, espacios o ambientes muy húmedos, también pueden generar reacciones alérgicas.

Leer: Acupuntura: qué es y qué enfermedades trata

Cuándo se debe sospechar que se trata de una alergia

Algunas alergias son fáciles de identificar por el patrón de síntomas que viene después de la exposición a alguna sustancia en particular.

Pero otras son sutiles y se pueden hacer pasar por otras afecciones. A continuación, te brindamos algunas señales comunes que pueden indicar que tu hijo podría tener una alergia respiratoria.

Los síntomas repetidos o parecidos a los de un resfriado crónico que duran más de una semana o dos, estos pueden incluir:

  • Goteo nasal
  • Congestión nasal
  • Estornudos
  • Carraspeo de garganta
  • Frotarse la nariz
  • Sorber la nariz
  • Picazón en los ojos
  • Ojos llorosos
  • Fiebre

Prurito o picazón en la piel en especial en los pliegues de los codos y rodillas, cuello, alrededor de las orejas que se acompaña o no de lesiones en la piel descamativas enrojecidas (eccema) o puntos rojos pequeños(exantema).

Leer: Propiedades de la sueroterapia de vitamina C

Tratamientos para controlar las enfermedades respiratorias

La ozonoterapia es un gas con propiedades medicinales que fortalece el sistema inmune, desinflama las mucosas y actúa como antibiótico natural.

este tratamiento es efectivo en los distintos tipos de alergias que se manifiestan en el paciente (a nivel de nariz, garganta, piel, bronquial, entre otros). con sesiones periódicas, el paciente puede estabilizarse inmunológicamente haciendo que los episodios de reacción alérgica no sean tan frecuentes y tan severos.

la ozonoterapia es la aplicación de ozono medicinal mediante mínimas punciones o aplicación directa con fines terapéuticos para mejorar el funcionamiento de del sistema inmune, la descongestión de órganos y tejidos, usado para tratar múltiples enfermedades, entre las cuales se destacan las respiratorias.

Los medicamentos homeopáticos, son 100% naturales y buscan desinflamar y descongestionar las vías respiratorias, además de modular las defensas, es decir que permitirán activar y reforzar las defensas, producen en el paciente una mejoría considerable de los síntomas como congestión, obstrucción nasal, tos, dolor de garganta, disnea y prurito en piel y mucosas.

Las gotas homeopáticas disponibles en Flebosalud, se caracterizan por:

– Aumentar las defensas del cuerpo.

– Reducir la duración y la intensidad de los síntomas, en caso de tener una reacción alérgica.

– Ayudan a proteger frente a infecciones posteriores.

Recuerda, tanto la homeopatía como la ozonoterapia hacen parte de la medicina alternativa; son muy efectivas, seguras y no tienen efectos secundarios, así que su administración es apta para toda la familia, incluso para los niños.

Otros artículos 

Entradas recientes

Otros artículos

Flebosalud es marca propia de Paola Andrea Ramírez Ortiz | Todos los derechos reservados | Hecho por Grupo30
Ir a Arriba